Rompeola y su primer epé: Tiempos de contención

La banda sanantonina lanzó durante la semana su primera producción discográfica con tres canciones. Su mensaje, en estos tiempos, surge desde la emocionalidad y la canalización de los sentimientos más profundos.

Cuando Rompeola (Sello Trigal) anunciaba la publicación de su primer epé, Ola, la revuelta estaba a un poco más de 15 días de distancia. Dos meses después de tal anuncio, el lanzamiento transcurrió durante la semana, a través de las plataformas de streaming. Replantearse la divulgación del material y ver desde qué vereda podían aportar al contexto social fueron dos puntos de reflexión que la banda sanantonina tuvo que trabajar durante este tiempo.

Al final, llegaron a diciembre y con la fuerza de las intervenciones artivistas dando la vuelta al mundo, decidieron armarse de valor para salir con las tres canciones que conforman este primer trabajo discográfico. Alejandro González, su vocalista, habla con Niña Provincia sobre estos días: “Ese momento fue cuando las expresiones artísticas volvieron a tomarse las calles y se utilizaban como método de visualizar los problemas o la contención de las emociones, nosotros optamos por el lado de la contención, ya que nuestras canciones apuntan directamente a las emociones”.

Ante lo mismo, una de las conclusiones en medio del acontecer, les dio a entender que su música no contiene mensajes políticos ni tampoco sociales, por lo que su misión en estos momentos es estar ahí para contribuir desde lo más personal. “Nosotros solamente podemos aportar desde nuestras emociones. Esperamos que las personas se identifiquen con lo que hacemos y que puedan desahogar su frustración y tristeza para que puedan comprenderse mejor a sí mism@”, añade.

Sin embargo, la banda sanantonina no se excluye de las responsabilidades que como músicos, y como actores de una escena incipiente en el Puerto, necesitan enfrentar. En la actualidad, la divulgación de casos de violencia de género y el trabajo colaborativo -aunque son dos aristas muy distintas-, han sido predominantes para el proceso en el entorno.

– ¿De qué manera se reordena el trabajo de la escena en San Antonio y alrededores a partir de esta revuelta social? ¿Con qué nuevos objetivos o propósitos se trabaja o se estimulan?

En San Antonio ha estado sucediendo un proceso interesante (probablemente en muchas ciudades del país) por ejemplo, la unión y el apoyo a las manifestaciones artísticas ha aumentado un montón y gracias a eso, muchos artistas de las distintas expresiones han aprovechado de aprender en conjunto cosas nuevas.

Por otro lado, existe un objetivo implícito, aunque últimamente ya es explícito, ya que se han desenmascarado a varias personas del ámbito artístico a través de las funas, creemos que hoy más que nunca debemos aprender a responsabilizarnos por nuestros actos y no intentar tomar ventaja de que por tener un poco más de “tribuna” podamos pasar a llevar a la gente. Para nosotros esa acción es repudiable y varias situaciones detestables han salido a la luz gracias a esta revuelta. Queremos inculcar que los artistas no son intocables y que estamos haciendo lo mismo que hacen muchos, que es expresarse, ya sea tocando, pintando, etc. Y eso no es motivo de que se te suban los humos, al contrario, como dije anteriormente, debemos tomar cartas en el asuntos y ser aún más responsables porque si se siguen con las malas prácticas, lo único que se logrará es arruinar la escena sanantonina.

Un sonido para quedarse

Rompeola todavía no cumple un año de vida. Se formó en el verano de este año, a través de Majo (Matías Pavez), su actual bajista, a quien se le suman tres compañeros más: el ya mencionado Alejandro González (vocalista y primera guitarra), Bastián Pavez (guitarra y sintetizadores) y Pablo Avaria (batería). Desde ahí, su alianza con Trigal, su participación en el segundo aniversario del sello, tocatas, la grabación y promoción de sus primeros temas, además de una gira por el centro se acaparó de su agenda.

Así en tanto, los singles “La Orilla” y “Parece No Llegar” –que fueron presentados entre agosto y septiembre– además de “Nada es para Siempre” componen la producción del EP, con una sonoridad donde las cuerdas, los sintetizadores y una trabajada languidez vocal se apropian de éstos. Desde las líricas, una suma melancolía que evoca a la costa, la fuerza del mar y la inspiración más personal son su tónica.

“Desde febrero de este año que hemos trabajado sin parar, ya que creemos que la etapa inicial en las bandas define lo que será en el futuro. El nombre Ola surgió como un juego de palabras por el mismo nombre de la banda y a la vez como tarjeta de presentación. Básicamente, es un saludo a todos quienes nos quieran descubrir sin mayores pretenciones. Y para nosotros Ola significa nuestro primer ladrillo para la obra que esperamos hacer más adelante“, relata González.

¿Es Ola un adelanto o degustación de lo que podría ser su primer disco?

Totalmente, el primer disco ya tiene su sello y Ola se encarga de introducir el sonido y el concepto de la banda.

¡Sigue a Rompeola desde sus redes en Instagram y Facebook!

One thought

  1. Me sorprende y me da mucha rabia que el alejandro hable tan suelto de cuerpo sobre las funas, si el mismo es un encubridor del abusador de menores diego moraga, tocaba con el y este tipo hacia lo que queria con las niñas que seguian su banda.
    Un poco mas de consecuencia por favor.
    Todos van a caer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *