Jorge Catoni: “La gente que no tenía idea de Álvaro Peña vieron el documental y quedaron encariñados con él”

(Fuente: Jorge Catoni)

La cinta Álvaro: Rockstars don’t wet the bed hará su estreno en la tierra natal de Álvaro Peña, y será en el contexto de la Competencia Latinoamericana en la subcategoría de Largometraje Documental, del FICVIÑA. El registro, dirigido por Jorge Catoni, se exhibirá mañana y el viernes en el Cinemark del Mall Marina.

“Estamos expectantes de cómo va a ser la recepción del público. Álvaro siempre se vende como un ser de Valpo, pero otros, para quienes lo conocen más, es un viñamarino, ya que vivió en Chorrillos, estudió en el Mackay, y siempre agarra para el leseo, en realidad, que de ahí viene su lado cuico. No sé, la historia de su violación que tuvo cuando era niño, a los 12 años, también fue en Viña. El otro episodio, de lo que fue la primera tocata post dictadura en Viña, donde le tiraron escupes y se le ocurrió ir con travestis”, comenta Jorge Catoni a Niña Provincia, el director de Álvaro: Rockstars don’t wet the bed sobre el estreno que le espera en el FICVIÑA este jueves.

La cinta, que hará su primera muestra en la región, compite dentro de la Competencia Latinoamericana en la subcategoría de Largometraje Documental. Ésta se exhibirá en dos funciones: mañana jueves 12, a las 10.15, en la sala 4 del Cinemark Mall Marina, y el viernes 13, a las 19.30 horas en la misma sala.

A lo largo de sus 93 minutos, el relato compila el material del artista porteño, además de recrear sus dos años recientes en Chile, contado en primera persona y por testigos cercanos a su obra. 

¡Revisa la programación musical de FICVIÑA desde aquí!

El sujeto de la historia

En abril, cuando estrenaron Álvaro: Rockstars don’t wet the bed en el reciente Festival In-Edit de Santiago, la ovación fue rotunda y extensa. Su protagonista estaba entre el público y le fue imposible contener las lágrimas. Usó su paño blanco, con el que se cubre la cabeza, para secarse la cara. Hubo presencia porteña, estaban sus amigos y un público especializado. Algunos iban solo por la novedad del festival y por indagar en su mito.

(Fuente: Jorge Catoni)

El registro ganó el premio del equipo del festival y fue el mismísimo Peña a recibir el galardón, pero lo cierto es que detrás del documental, está el largo camino de su personaje.

Álvaro Peña nació en Valparaíso en 1943 y estudió en el The Mackay School. Hace un par de décadas se radicó en Konstanz, Alemania. En Chile ya había experimentado con la música, cuando participó en bandas “pop” de los sesenta, como The Challengers y The Boomerangs. Sus años de juventud transcurrieron en Londres, cuando en 1974 llegó exiliado post Golpe. Desde allí importó su arte itinerante, con influencias subversivas y estrafalarias, aplicadas a la música y otras piezas artísticas gráficas, sin clasificar.

La historia se hizo mítica cuando publicó Drinkin my own sperm en 1977, en medio de la censura. En esos mismos años, conoció a Joe Strummer –previo al boom de The Clash– y entre varios proyectos, formaron The 101’ers. Lo llamaban “the Chilean with the singing nose”. En la actualidad, se contabilizan un total de 70 producciones discográficas, las cuales se publican bajo su propio sello (Squeaky Shoes Records) y desde la autogestión, siendo I Am a Coward (2018) uno de estas últimas.

La fórmula DIY

Con todo lo anterior se inspira el segundo largometraje de Catoni, siempre desde la vereda independiente, según explica él mismo: “Estábamos en sintonía con el Álvaro, que es reconocido por ser un personaje que se mueve en la independencia, entonces nos agarramos de eso y sobre la estética, del Álvaro; de cómo él trabaja sus carátulas –que hace a mano– o de su propuesta visual como persona, sus afiches o no sé, sus cosas que se le ocurre hacer de repente para llamar la atención, los objetos que usa. De ahí me agarré para hacer toda esta especie de collage”.

El director, que igualmente es artista visual, unió fuerzas con la producción de Milton Izurieta y apostaron desde adentro con la vida del artista porteño. Se documentó un año completo, y otro para llegar a Peña, creando un perfil en primera persona, desde su rutina en Valparaíso –las dos veces al año que viene– y el relato de sus cercanos, entre ellos, el artista Gonzalo Ilabaca, Pascuala Ilabaca, René Cevasco, Naty Lane (de Adelaida), Hilde Schneider (su ex esposa), Basny Belmar, Manuel Abarca y Carmen Zurita.

Para el realizador, el alcance con estos cercanos fue imprescindible.“Nos ayudó harto Gonzalo Ilabaca, que tenía una cantidad de material de Álvaro increíble. Él fue su manager y es padre de la Pascuala Ilabaca, que creció con el Álvaro, entonces ahí hay imágenes de ellos juntos ahí, con ella tocando piano. Gonzalo nos pasó harto material de VHS, que en realidad eran unas cintas que estaban escondidas y que nadie había visto. Ese material es de Andrés Brignardello, que lo grabó a principios de los años 90, y según yo –como lo percibo–, tal vez fue el primer intento de documental de Álvaro, pero que nunca se editó, entonces escarbamos harto en su obra y eso quedó plasmado en el documental”, cuenta.

Y aunque otro par de documentales habían surgido desde la figura de Peña –incluyendo Mire, Pare, Escuche, en busca de Álvaro Peña (2015), de Léster Rojas–, el factor distintivo de este registro reside en un “rescate en profundidad de la obra” y el hecho de “sacarle el rollo”, de “entender las múltiples personalidades que tiene –el infantil, el adolescente, el viejo, la que quiere ser loca, la que es loca de verdad, el artista, el humano–, lo cambiante anímicamente que es”, distingue Catoni.

Lo que sigue post FICVIÑA es abundante para la agenda de los realizadores de Álvaro (…), que incluye la gira por Chile del Festival In-Edit, varias fechas en próximos festivales, y su presencia en la agenda de Miradoc 2020. En tanto al mismo Álvaro Peña, volverá el 2 de octubre para quedarse por una temporada. Su itinerario incluye el lanzamiento de un nuevo disco: El Bosque Arde, además de la re-versión en vinilo de Es Tan Linda, bajo el sello Perros con Tiña, del Macha Asenjo.

¿Qué recepción has percibido entre la audiencia respecto a la figura de Álvaro? Considerando que si bien se considera un personaje de culto, también ha sido incomprendido en Chile.

–Lo que he recibido de comentarios con la figura del Álvaro es que mucha gente se ha conmovido, como incluso me llegaron mensajes bien profundo después del estreno, de gente que se veía perdida en el arte, porque tal vez se sienten identificados con él, que se sienten marginados o qué se yo.

Encuentro que quedaron hartas demostraciones de cariño, y esa gente que no tenía idea de quién era el Álvaro, terminaron de ver el documental y quedaron encariñados con el personaje, y otra gente que me habló de que alababa su perseverancia, y a la vez, su nivel creativo, que eso también lo valoro harto. O sea, el Álvaro es un ser súper creativo, siempre está con ideas en la cabeza de canciones que quiere hacer y obviamente las materializa, las graba y saca ahí sus discos, oficiales o no oficiales, en cassettes, en vinilos, pero es un creador inagotable.

(Fuente: alvarorockstarsdontwetthebed @ facebook.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *