Los Tres celebrarán los 22 años de ‘Fome’ en el Trotamundos

(Fotografía: Carlos Müller para Los Tres)

La banda liderada por Álvaro Henríquez ya fijó el 1 de junio para el encuentro con su público del Marga Marga.

Es de los eventos que reconfortan hoy por hoy. Con Álvaro Henríquez activo y más recuperado, la actual formación de Los Tres (Álvaro Henríquez, “Titae” Lindl, Cuti Aste, Boris Ramírez y Sebastián Cabib) llegarán el sábado 1 de junio al Trotamundos de Quilpué, con motivo de celebrar y repasar, íntegramente, su disco Fome, que cumple 22 años.

El evento, que ha sido bien anticipado por la producción, se realizará en el contexto de la gira cumpleañera que tendrá a los responsables de “Olor a Gas” recorriendo diversos puntos del país. Antes de llegar al sector, Henríquez y compañía ya agotaron su primera fecha del 10 de mayo en el Teatro Coliseo, la que repetirán al día siguiente.

Las entradas para los 22 años de Fome ya están a la venta a través de passline.com, con precios que fluctúan los 15 pesos en preventa 1, hasta los 35 mil en balcón VIP.

Fome y el nuevo rock chileno

El Fome (1997) fue uno de los cabecillas del “nuevo rock chileno”, proyecto de industria, a la cabeza de sellos multinacionales como EMI –y seguido de Warner, Sony y BMG– y productores responsables, como Carlos Fonseca (Los Prisioneros), que apostaron por locales de exportación y la idea de una escena donde estaban pasando cosas. Nombres como Los Tres, se sumaron a Lucybell, Christianes, Pánico, Gondwana, Nicole, Tiro de Gracia o Chancho en Piedra, que sonaron fuerte en radios y eventos masivos alrededor del país y en Latinoamérica.

El sonido criollo, muy circundante entre el folclor, la balada y un rock & roll anterior –tal cual para un salón de baile– hicieron fusión con líricas basadas en historias de cuento y una alta retórica, conformando el que sería el tercer largaproducción de los penquistas, y que de primeras, no cayó bien en la crítica.

Bajo la edición de Sony Music Columbia, y a cargo de la producción de Joe Blaney, quien antes produjo el Unplugged (1996) de los mismos, el presupuesto de Fome fue ambicioso: se grabó en los Estudios Bearsville de Woodstock en Estados Unidos, fue editado en cassette, vinilo y CD, y significó el salto de sus integrantes a México y Estados Unidos.

Hoy, con dos décadas a sus espaldas, el sucesor de La espada y la pared (1995) ha gozado de un reconocimiento acaudalado, pero tardío. Considerado como el mejor disco de su carrera –en la actualidad–, también en 2008, la desaparecida edición chilena de la revista Rolling Stone lo posicionó como el 29º mejor disco de todos los tiempos. Un registro que hasta ahora, significa historia y escuela para los posteriores talentos del nuevo pop chileno –y otros géneros de la música popular–, en retrospectiva hacia el Chile de la transición.

Para mayor información y otros detalles del show, visita el perfil del evento en Facebook.

(Fuente: trotaterraza @ facebook.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *