Entrevista con Sello Trigal: Sembrando en San Antonio

(Fotografía: Niña Provincia)

Apostando por la descentralización y el desarrollo de la escena musical de la provincia, Tania Meza y Francisco Seguel deciden fundar el que –hasta ahora– es el único sello de música independiente de la zona. Siete personas en el equipo, cuatro proyectos musicales en carpeta, y un trabajo desarrollado a pulso desde la autogestión, es lo primero que llegamos a conocer de Trigal.

Por Tania López Gallardo.

Reconocer a San Antonio como espacio de creación artística, resulta evidente. Una marcada presencia literaria en el Litoral y obras inspiradas completamente en este escenario (como la mítica obra La negra Ester, escrita en décimas por el folclorista Roberto Parra), ponen a esta provincia como espacio icónico que ha inspirado grandes proyectos culturales. Pero en la actualidad hay un problema (o quizás desde siempre): La migración de sus creadores.

Chinoy, Demian Rodríguez, Portugal, entre otros, son algunos de los ejemplos actuales que han dejado el territorio trasladándose a desarrollar sus carreras a la capital regional e incluso nacional. Frenar en seco ese fenómeno es lo que propone el sello sanantonino. “Trigal nace para evitar la migración masiva de artistas. Es triste pensar que muchos se van porque nadie los apañó en nada, y queremos que eso no vuelva a pasar”, señala Tania Meza, profesora de profesión y gestora cultural.

El trabajo de este sello, entonces, ha puesto atención en lo que creen puede aportar a solucionar el inminente traslado territorial de artistas. Trabajar con solistas o bandas de iniciación pareciese ser -por ahora- el primer paso.

–Ustedes trabajan con proyectos jóvenes o que recién están empezando, ¿Cómo se lleva a cabo esa apuesta? ¿Desde dónde se eligen a los proyectos que son parte de su catálogo?

Tania: Elegimos dentro de lo que nos gusta. Esto es algo a lo que nos queremos dedicar, y para nosotros es muy importante. Por eso, necesitamos trabajar cómodos, con proyectos que vayan en la misma línea de lo que buscamos proyectar. Trabajamos actualmente con Personal Onda, Lazarte, Jiuston, y Tito Guzmán (solista). Tenemos un equipo de trabajo amplio, así que nos podemos dedicar a diseño, prensa, fotografía y producción.

Francisco: No es lo mismo aceptar bandas que vengan con un bagaje musical y un recorrido artístico e incluso consolidadas, a tener proyectos que recién están empezando. Con ellos hay que resolver desde cómo hacer una ficha técnica a identificar cómo deberá ser su trabajo en vivo y puesta en escena. Al final es un aprendizaje mutuo, con el que buscamos que también funcione de forma armónica. Creo que lo hemos logrado en parte.

No es un hobbie

Trigal es un sello que, pese al poco tiempo que lleva funcionando (2017), ya son reconocidos por estar arraigados en la zona y, más allá de eso, por estar desarrollando una labor sostenida con músicos y grupos locales. Además, son los únicos representantes de la provincia en IMUVA (Asociación Gremial de la industria de la música de la región de Valparaíso). “Aquí hay tiempo destinado de nosotros y tiempo de todo un equipo que cree en esto. Estamos sembrando y ayudando no solamente a bandas propiamente del sello. Siempre estamos dispuestos a aportar en la profesionalización de este camino y de la provincia”, manifiesta Francisco.

–¿Qué les dice que, pese a haber proyectos musicales destacados de la zona, sean el único sello de música independiente en San Antonio?

T: Creo que dice algo. Eso refleja que quizás aquí no estaba pasando mucho, que era más bien orgánico o desordenado. El año pasado hicimos una capacitación para hablar sobre ciertas temáticas relacionadas con la producción musical. La actividad fue abierta y llegaron 43 personas. Eso te dice que hay interés y que está despertando algo en la zona.

F: Somos el único sello acá, pero también hay que tener en cuenta que el tema de las lucas es súper escaso en la música y más aún en la música independiente; más aún si empezamos a trabajar con grupos que recién empiezan. Estamos en la cream de la cream de las no lucas (risas). Igual ya estamos empezando a generar proyectos que nos ayuden a fomentar y a perfeccionar el trabajo que venimos haciendo.

El camino hacia la profesionalización y las ganas de dedicarse a lo que ellos reconocen no es un hobbie, evidentemente es más fuerte. Aún así, el no tener un presupuesto fijo los ha llevado a trabajar desde la autogestión. “Si tenemos que hacer sopaipillas o hacer vino navegado para mejorar nuestros proyectos, lo vamos a hacer. Incluso, ya lo hemos hecho” (ríe), interviene Tania.

Tocatas, capacitaciones, sesiones musicales y fiestas son algunas de las actividades que han realizado en este corto tiempo, apoyados, en diferentes medidas, por pequeños emprendedores de la zona. Así se las han arreglado.

Sesiones Patita de pollo, proyecto autogestionado desarrollado por Sello Trigal en sus dependencias. En las sesiones participaron proyectos musicales locales y nacionales.

Identidad sanantonina

Containers y camiones por todos lados es la primera imagen que se nos viene a la cabeza al hablar de San Antonio. Al ser zona portuaria, el patrimonio urbano portuario en general, la cultura del mar y del litoral han configurado el cotidiano de la comuna y localidades que la rodean. Aún así, es mucho más que maquinaria pesada por la ciudad. Mucho más.

–¿Cómo creen que influye el tema de configurarse como ciudad puerto en la identidad artística de la zona?

T: San Antonio siempre ha tenido problemas con eso, yo soy profe de formación, y cuando uno trata este tema en los colegios, nadie cacha lo que es ser santanonino o si hay elementos insignes de la comuna. Al final ese elemento es el puerto. Nadie de nosotros se ha encargado de rescatar historias de acá. Ahora recién está apareciendo un trabajo más bien identitario, desde la localidad, vinculado a otras ramas del arte, como el teatro o la pintura.

–Pero, ¿crees que esto puede llegar a reflejarse en el sonido?

T: Identificar un sonido sanantonino, quizás no lo encontramos ahora, pero si hay una línea que cruza los trabajos que se realizan acá, que tiene que ver con la nostalgia, la neblina, lo oscuro. Esto se traduce en sonidos más bien lentos e incluso letras más tristes. Por ahí va.

De los últimos lanzamientos de Trigal, “Sangre”, de Personal Onda; y “Hoy me dices Adiós”, de Lazarte, resulta ser un claro ejemplo de ello.

La próxima siembra

Las aspiraciones de Trigal van más allá de continuar apoyando la distribución y producción de material a nuevos proyectos musicales, en cualquiera de sus etapas (sonido, fotografía, comunicaciones, etc.). Ell@s reconocen que realizan más funciones como sello. Próximamente, quieren comenzar a abarcar más áreas.

–¿Tienen algún trabajo en mente, más allá de continuar trabajando con grupos de la zona?

F: La línea de proyectos del sello también la estamos trabajando, para postular a fondos o trabajar con privados, pero todo esto es para mejorar lo que está pasando en San Antonio. Nuestro objetivo es seguir impulsando el trabajo creativo desde acá.

Entender la problemática local de la migración de sus jóvenes habitantes y creadores, es algo latente, pero aparece otro elemento importante en la conversación: Mujeres sanantoninas en la música.

–En relación a presencia femenina en la escena musical de la ciudad, creo que dice mucho que tú (Tania) seas directora del único sello de la ciudad, ¿cómo se afronta ello?

T: Este es un tema. En San Antonio las pocas instancias que hay para fomentar la inserción en la música no están dirigida a mujeres. No hay un incentivo focalizado. No hay proyectos escolares que se dediquen a fomentar la participación de mujeres creadoras. Esto hay que iniciarlo desde los colegios. Es evidente que hay predominancia masculina.

F: Tampoco nunca haríamos eso de meter a bandas porque son solo de mujeres, porque sería forzoso, pero es evidente que hay que incentivar la inserción de ellas en la música. Cuántas habilidades artísticas que tienen niñas en lo colegios que no han sido exploradas, por ejemplo.

T: También queremos motivar el tema de las cuotas en festivales, ciclos o tocatas, como parte de algunos proyectos que tenemos. Con Trigal queremos poner un pilar en educación. Queremos tener el precedente de que estimulando esa área, puedan existir más trabajadoras de la música, reforzar aún más el tema de la identidad local y estimular así la creación desde San Antonio.

F: Al final, si nos dedicáramos solo a posicionar a nuestras bandas, estaríamos yendo en contra de lo que pensamos.

Sigue atent@ al trabajo de Sello Trigal en Youtube, Facebook e Instagram.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *